La salida está en ti

por | Abr 20, 2020 | Budismo, Filosofía, Meditación | 0 Comentarios

Esta semana estaba escuchando algunos podcasts y leyendo algunas notas mías que me han empujado a pensar más, a profundizar sobre la forma en que funciona nuestra mente, cuán importante es que entendamos nuestro funcionamiento mental para que podamos encontrar una salida de nuestra mente engañosa y desafiante. Cuando acabes de leerme descubrirás que la única forma de salir de todo el sufrimiento en el que vivimos es entrar, unicamente entrar.

Es importante mirar dentro de nuestra mente y empezar una búsqueda profunda. No es suficiente entrenar nuestra mente solo para alguna tarea diaria como hacer bien las matemáticas, comprender la filosofía, hacer su propio trabajo de manera adecuada. Necesitamos mirar dentro de nuestra mente y aprender a ver nuestras procesos mentales, los acontecimientos de nuestra vida, nuestros sentimientos, nuestras relaciones a través de una experiencia directa.

Si no haces eso, sigues dando fuerza a ese ciclo de pensamiento que se basa en viejos patrones y hábitos de subconsciencia del pasado, que tal vez sean perjudiciales. Dijeron que a la edad de 35 años, el 95% de lo que hacemos, la forma en que pensamos, la forma en que hablamos, se rige por viejos patrones y hábitos de subconsciencia. Ese porcentaje es dramático, significa que somos conscientes solo del 5% mientras vivimos nuestra vida, mientras realizamos cualquier tipo de tarea. Lo bueno es que podemos revertir ese porcentaje, ¿de qué manera?. Al desarrollar la atención plena, al fortalecer nuestra conciencia cada vez más, al llenar nuestra mente con afirmaciones y pensamientos positivos.

Una de las principales herramientas que tenemos es la meditación.

Al desarrollar la conciencia, comienzas a dejar ir cosas que te están deprimiendo, cosas que son dolorosas en un nivel de relación uno a uno, pero también a nivel comunitario, porque nuestra mente individual es parte de una mente colectiva. Una mente colectiva despierta, requería una mente individual despierta en general, todos somos parte de una cadena y una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil, por lo que TODOS contribuimos a la fortaleza de la misma.

Cuando comenzamos a analizar nuestra mente, comenzamos a comprender que no se trata solo de resolver nuestros problemas personales, sino que se trata de lidiar con un sufrimiento omnipresente, un sufrimiento general omnipresente que se manifiesta en la tierra.

Las enseñanzas de Buda sobre las 4 nobles verdades lo dejan muy claro: la primera noble verdad es la verdad del sufrimiento. Ese sufrimiento puede convertirse en violencia, miedo, sexismo, racismo, malentendido la relación con la madre tierra que está provocando un cambio climático catastrófico. Todas esas son enfermedades mentales porque nuestra mente en su estado natural está tranquila y en paz, y todas esas enfermedades mentales tienen raíces en nuestra mente, salen de nuestra mente, están relacionadas con la mente, por lo que entender la mente es crucial si quieres superar esos sufrimientos

Entonces, ¿debemos abrazar el camino de la transformación para encontrar una salida al sufrimiento, de qué manera? Es bastante fácil de intender, pero no de aplicar. Como decía antes al estar atento, y la atención plena comienza desde adentro. Eso significa empezar ese camino hacía dentro, la única forma que tenemos para precindir del sufrimiento.

Vivimos en una sociedad que considera el crecimiento en una escala ascendente: si quieres crecer, debes ascender y ascender, debes ir más arriba, para obtener un rango más alto en esta escala de valor. Y creo que esto puede conducir a un concepto erróneo y este concepto erróneo también alcanzó el camino espiritual, creemos que elevar espiritualmente significa ir más alto. En cambio, la única forma de crecer es pasar por las cosas, empaparse de lo que está viviendo, permanecer dentro de ellas.

Hablando de conciencia, tenemos muchos niveles de conciencia:

– Conciencia basada en nuestros sentidos, por ejemplo, conciencia basada en los ojos para ver formas. Y el contacto entre los ojos y las formas da lugar a la conciencia que es conciencia, se llama conciencia de los ojos.
– Es lo mismo con escuchar el sonido, con nariz para oler, con lengua para saborear, con nuestro cuerpo para sentir.
– Entonces tenemos la conciencia mental que tiene como objeto el pensamiento, piensa algo que da lugar a la conciencia.
– Tenemos tambien un almacen de conciencia que es donde tenemos almacenada las semillas de experiencias pasadas: semilla de ira; semilla de miedo, felicidad, alegría. Por ejemplo, cuando la semilla de la ira esta tocada por alguien que nos dice algo malo, surge su formación mental, es decir, enojo, y sale con sus manifestaciones que son malas palabras, malas acciones, etc.

Phap Luu, que es un monje budista perteneciente a la tradición Thik Nath Han, dice que nuestra mente es como un jardín y en un jardín no solo crecen flores, verduras y frutas, sino también algunas malas hierbas y si quieres que tu jardín esté limpio y obtener flores más bellas y/o una buena comida, uno debe eliminar las malas hierbas que están quitando nutrientes de su jardín para que pueda tener un jardín mejor y saludable con más flores y más alimento.

Necesitamos convertirnos en un buen jardinero de nuestra mente y debemos decidir qué semillas plantar en nuestra mente … y ahora nos estamos acercando a la importancia de los pensamientos positivos. Antes de decirle qué plantar en su mente, es importante que comprenda la relación entre la mente y el cuerpo, porque eso está relacionado con nuestro bienestar y nuestro bienestar es nuestro objetivo.

A finales de los años 60, algunos investigadores dividieron las mismas células madre de un progenitor, tan genéticamente idénticas, en diferentes placas de Petri … La placa de Petri es una pequeña placa redonda utilizada en pruebas científicas para el crecimiento de bacterias. Esas diferentes placas de Petri se cumplieron con diferentes medios de cultivo, es decir, el entorno que contiene nutrientes en los que la célula vive y puede cultivarse. Lo que sucedió es que las células formaron hueso, músculo o grasa de acuerdo con el entorno específico en el que estaban empapadas. Entonces, la investigación nos demostró que el destino de las células, los huesos, las grasas y los músculos no estaba basado en la genética, porque todos tenían los mismos genes, pero se basó en el medio ambiente. Nuestro cuerpo está formado por 50 billones de células que son entidades vivientes. El ser humano es una placa de Petri cubierta de piel como dijo el doctor Bruce Lipton y para las células no hace ninguna diferencia si la placa de Petri es una placa de plástico o una placa de piel, el destino de la célula, como lo demostró la investigación, es que no está controlado por los genes pero está controlado por el medio de cultivo que en nuestro cuerpo es nuestra sangre.

Ahora, es nuestro cerebro el que determina cuál es la composición de nuestra sangre y esa decisión se basa en la percepción de nuestra mente. Entonces, si mi percepción es amor a mi alrededor, el cerebro libera la química relacionada con el amor, que es la dopamina, la hormona «Yo logro algo» que juega un papel en cómo sentimos placer, la oxitocina conocida como la «hormona del abrazo» o » hormona del amor «, porque se libera cuando las personas se acurrucan o se unen a la otra, la vasopresina, que crea el deseo de vincularse con su pareja. Y todas esas hormonas son las causas de su salud.

Entonces, cuando la mente percibe la positividad, la química liberada de su cerebro es una química que mejora su salud y vitalidad. Esa química tiene las mismas cualidades de su activación.

Desafortunadamente, todo eso es cierto tambien para el lado opuesto, el lado negativo.  Entonces, si su percepción es miedo y estrés a su alrededor, si su mente percibe una amenaza, libera hormonas del estrés y agentes inflamatorios en su sangre que afectan su sistema inmunológico. Esas hormonas del estrés son la adrenalina, que aumenta la frecuencia cardíaca, aumenta la presión arterial y aumenta el suministro de energía: el cortisol, la hormona principal del estrés, aumenta los azúcares (glucosa) en el torrente sanguíneo, aumenta el uso de esa glucosa y aumenta la disponibilidad de sustancias que reparar tejidos. Esas hormonas son tan efectivas para apagar el sistema inmunitario que el médico usa las hormonas del estrés terapéuticamente para trasplantar un órgano extraño a un receptor. El receptor recibe hormonas del estrés antes de trasplantar el órgano porque apaga el sistema inmunitario y permite que el órgano se estabilice antes de que el sistema inmunitario se active.

Hoy en día, la persona promedio vive en un dominio del sistema nervioso simpático, lo que significa que está viviendo en modo de estrés las 24 horas del día, los 7 días de la semana, inhibiendo el sistema inmune todos los días, mientras que el dominio normal debe estar regulado por el sistema nervioso parasimpático, el sistema de descanso y digestión.

Dicho esto, es importante plantar pensamientos felices en su mente para permitir que su cuerpo libere sustancias químicas relacionadas con esas hormonas positivas, como la dopamina, la oxitocina y la vasopresina. Buenas hormonas para tu salud.

Estábamos hablando de las semillas almacenadas en la conciencia, bien: hay una semilla muy especial, llamada atención plena, ya que nos permite ser conscientes de lo que realmente está sucediendo en nuestra mente. La atención plena conduce a un tipo de sabiduría basada en la no reacción, es por eso que a veces se llama el que conoce al que ve.

Por ejemplo, cuando la ira se manifiesta, usualmente decimos cosas o hacemos cosas relacionadas con esa ira, pero cuando sabemos cómo tocar las semillas de la atención plena, podemos invitar a esa atención plena a aparecer y terminamos por reconocer la formación mental y cambiarla, tal vez es un viejo patrón, tal vez solo un hábito y podemos aprender cómo salir de todo eso.

NO se trata de suprimir las formaciones mentales sino de eliminar su reacción al ser consciente de las formaciones mentales. Esta es una buena salida y se basa en el desarrollo de la atención plena y nuevamente es una forma de ENTRAR.

Describimos diferentes tipos de conciencia, pero hay otra conciencia, llamada MANAS, que es un poco peligrosa porque es la naturaleza de la mente unida a la idea de quiénes somos, qué queremos, qué hacemos, está magnetizada con las semillas almacenadas. en nuestro almacen “conciencia”, se llaman Samskaras en sánscrito que son hábitos, nuevamente la idea de quiénes somos, todo lo que está latente en nuestra mente, todo lo que se plantó en nuestra mente cuando éramos niños, todo el hábito y el patrón de subconsciencia que , como hemos visto, ejecuta el 95% de quienes somos, de lo que hacemos y decimos.

Manas está vinculado a nuestra ignorancia que capta todas las ideas, información, patrones creados por la sociedad en la que vivimos, la idea de lo que es correcto o malo con lo que crecemos, lo que aprendemos de nuestros maestros de escuela, nuestra familia, nuestros padres. eso puede ser incorrecto o no adecuado para nosotros. Todo lo que de alguna manera nos une.

Una vez más, la atención plena es una salida de Manas, la atención plena nos lleva a tener una percepción directa de lo que está sucediendo dentro de nosotros y a nuestro alrededor, la atención plena es lo que mira la formación mental sin ninguna distorsión de todo lo que es su hábito pasado, su forma de pensando, tu forma de actuar.

Ademas la atención plena conduce a la conciencia de todos los fenómenos, lo que vemos, probamos, escuchamos, sin ninguna distorsión basada en las semillas plantadas en nuestra mente. En la meditación Vipassana por ejemplo decimos que es importante “nombrarlo» darle una identidad para domarlo porque, simplemente dando nombres a las cosas, sin ninguna distorsión, comienzas a domesticarlas, a dejarlas ir, a aflojarlas, porque reconoces su impermanencia, su vacío .

Así que planta semillas positivas dentro de tu mente para crear bienestar. Planta semillas de atención plena dentro de tu mente para que puedas estar al tanto de la experiencia cruda sin moldear esa experiencia con todo lo que sabes, todo lo que aprendiste … porque de esa forma te estás limitando a ti mismo

Entonces, resumiendo… la única forma de salir de nuestra mente engañosa no es buscar la felicidad en los objetos externos, sino que es realmente encontrar la forma de ENTRAR.

Así que espero haberte inspirado para practicar más profundamente

No dudes en escribirme para cualquier consulta.

Te deseo todo lo mejor … sé inteligente, acepta el desafío de este momento y SE POSITIVO.

Recuerdas, somos luz

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =

Consúltanos cualquier duda que tengas:

+34 666 18 84 42

Calle Francisco Navarro Artiles nº 4 Bajo izquierdo.
Corralejo (la Oliva). 35650.
Ver en google-maps
Tlfs. 928 86 74 75 / 666 18 84 42
e-mail: tamstudio@dianapagano.es

¡Síguenos!